Mundo Fintech

La evolución de los Family Office a las FinTech especializadas en Inversiones

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Family Office, también conocida como Oficinas de Familia tradicional, se puede definir como el organismo encargado de gestionar el patrimonio de un único grupo familiar cuya riqueza normalmente asciende los 60 millones de dólares americanos. En México, esa cantidad se ha definido para familias con patrimonios superiores a los 100 millones de pesos. 

El objetivo principal de las Family Office es llevar íntegramente las inversiones financieras, inmobiliarias y empresariales, así como la fiscalidad, la sucesión y la planificación global para proteger y crecer el patrimonio de dicha familia. Debido a la magnitud y los recursos que manejan las Family Office, se han convertido en instrumentos relevantes para la prosperidad y el crecimiento económico de la sociedad en México.

Con la rápida aceleración de la tecnología, del mismo modo que la democratización de los diferentes servicios financieros, empiezan a existir nuevas oportunidades cuando ambos se mezclan, y a partir de ahí, nace lo que conocemos como Fintech: Finanzas Tecnológicas. 

De acuerdo con el último radar de Finnovista, las oportunidades que se pueden dar en distintas áreas tecnológicas son:

  • Fondeo Colectivo
  • Pagos y Remesas
  • Seguros
  • Administración de Riqueza
  • Puntaje, Identidad y Fraude
  • Préstamos a Empresas
  • Préstamos a Consumidores
  • Administración de Finanzas Empresariales
  • Digitalización de la Banca
  • Administración de Finanzas Personales
  • Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Finnovista (@finnovista)

Uno de los más grandes problemas, es que todos los esfuerzos de las Fintech se llevan a cabo de manera aislada para poder ofrecer sus servicios (dentro de cualquier área Fintech), y por ende, las personas tienen que navegar y decidir entre un centenar de opciones. 

Si lo enfocamos específicamente en el tema de inversiones, que es el inicio de cualquier persona que busca  generar un patrimonio y riqueza, existen tantas alternativas, tales como; el fondeo colectivo para el ramo inmobiliario, el fondeo colectivo para impulsar empresas en etapas tempranas, fondeo de préstamo colectivo para personas o empresas e inversiones directamente en la Bolsa de Valores.

Aunado a esto, la falta de educación financiera que vivimos en nuestro país, es casi imposible generar estrategias integrales óptimas para cada persona, por consiguiente, existen asesores y agentes que no se preocupan por los intereses de sus clientes o inversionistas con tal de vender su producto o servicio sin saber si realmente cumplía las necesidades de su cliente. Y finalmente, uno de los temores más grandes, sino es que es el mayor, son los fraudes en México, que están a la orden del día con modelos de inversión no regulados o que son esquemas piramidales o Ponzi.

Como inversionistas, tenemos una de las más grandes vulnerabilidades debido a nuestra formación no financiera, y es que no tomamos en cuenta las distintas variables para poder generar una estrategia integral de inversión como: ¿Cuáles son nuestras metas?, ¿Cuál es la liquidez que necesitamos para afrontar imprevistos?, ¿Cuál es la necesidad de flujos constantes y periódicos de ingresos pasivos?, ¿Cómo generar una buena estrategia fiscal?, ¿Cuándo y cómo apalancarse?, y por ende, esto nos puede terminar llevando a una terrible diversificación que incluso puede convertirse en una pulverización de los diferentes activos con los cuales estamos construyendo nuestro patrimonio.  

Aquí es donde la evolución de las Family Office especializadas en inversión tienen una gran oportunidad. La tecnología nos permite generar diferentes proyecciones para poder iniciar la generación de riqueza y patrimonio de los inversionistas, así como cumplir las metas propuestas,  esto, a través de la democratización de los diferentes vehículos de inversión.

Los Family Office tendrán que entender el funcionamiento de los diferentes vehículos de inversión para poder plantear distintas estrategias de inversión simultáneas que optimicen y maximicen los recursos del inversionista. En este caso, la propuesta se divide en 3 rubros:

  • Crecimiento de Capital: Para poder comenzar a generar riqueza y patrimonio, lo primero que tenemos que hacer es empezar a financiar en vehículos de inversión acorto plazo (de 1 a 2 años) para obtener rendimientos que tengan al menos un doble dígito (por encima del 10% anual, aunque lo recomendable sería 15% anual). Para este caso, los bienes raíces son muy nobles y tangibles, por lo que pueden ayudarnos a cumplir el objetivo. Con esta estrategia, iremos creando una bola de nieve lo suficientemente grande para poder pasar al siguiente rubro.
  • Flujo de Efectivo: Una vez que la bola de nieve es lo suficientemente grande, vamos a empezar a invertir en activos que nos comiencen a dar un flujo de efectivo periódico y constante. En este caso existen diferentes alternativas como préstamos a personas, empresas o también en bienes raíces (principalmente en modelos que maximicen las rentas como Coliving, rentas vacacionales, de locales, bodegas, etc). Los flujos por obtener deberán estar oscilando entre un 7% y 13% anual. El objetivo es superar por al menos el doble, de 3.5% a 5% tradicional que entrega la renta de una vivienda.
  • Liquidez para Emergencias y Oportunidades: En paralelo, necesitamos generar un capital que sea completamente líquido, es decir, que tengamos disponibilidad de él en un máximo de 72 horas. Este capital debe de usarse solamente para situaciones de emergencia u oportunidades que se presenten. El objetivo de este capital es aumentarlo a tasas más conservadoras que pueden ir desde un 4% (como la inflación) hasta 12%, si es que se toma un enfoque más agresivo de inversión.

Aunada a la estrategia de inversión proyectada a través de la tecnología y con los diferentes vehículos de inversión maximizados, el Family Office tendrá que ofrecer beneficios fiscales y legales en cuanto a las inversiones ya generadas, así como soporte y ayuda en las tomas de decisión para siguientes pasos. Además, tendrá una injerencia directa en la protección y planeación familiar, así como cuando nos enfermamos y necesitamos de un doctor para que nos revise y cuide de nuestra salud, la evolución del Family Office se convertirá en ese doctor financiero para la generación de nuestra riqueza y patrimonio. 

Francisco Richardt

CEO de FINDIS y autor del libro: “Inversumidor”.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Entérate de las actualizaciones de nuestra revista

Más para explorar

ACCEDE A TODO NUESTRO CONTENIDO

Suscríbete para recibir nuestros más interesantes artículos directo a tu correo.

A %d blogueros les gusta esto: