Mundo Fintech

Ciclos de Estafas de la Industria Cripto-Blockchain

Mundo Fintech

Por Camilo Jorajuría

“La teoría del gran tonto sostiene que los precios suben porque la gente puede vender valores negociables con sobreprecios a un “mayor tonto”, estén o no sobrevalorados. Eso es, por supuesto, hasta que no queden mayores tontos. Invertir, de acuerdo con la teoría del gran tonto, significa ignorar las valoraciones (…) y todos los demás datos. Ignorar los fundamentos es, por supuesto, riesgoso; y así la gente que se suscribe a la teoría del gran tonto podría quedarse sosteniendo la bolsa después de una corrección.”

– Adam Hayes for Investopedia

 

Cuando uno entra al mundo cripto  tiene una cantidad limitada de opciones: 

  1. STACK SATS AND HOLD

Acumular sats consiste en comprar bitcoin. Esto se puede hacer con dinero fiat que ya se tenía de antemano, o bien, mediante el uso de habilidades que generan fiat y luego se cambia este fiat por sats. Por ejemplo: trabajar en relación de dependencia, trabajar como freelancer, comerciar, vender las silla y hasta el perro para aprovechar el dip,  etc. En este esquema es recomendable hacer DCA y tener tus propias claves privadas para que no te goxeen. 

 

  1. SCAMMING

Otra posibilidad totalmente diferente pero que también puede traer como consecuencia la acumulación de un buen stack de sats es directamente sumarse a la ola de estafas del momento, apuntando a estafar usuarios incautos. Este artículo hará hincapié en esta lucrativa industria que, a pesar de ser temporal, aparenta estar siempre pujante y renovada.

 

¿QUIERES SER TU PROPIO JEFE? INVIERTE AQUÍ, RETORNOS DE 1.000.000 % POR HORA GARANTIZADOS

Si leíste frases como la anterior es que te cruzaste con una estafa particular, individual. 

Por ejemplo: minería en la nube, ser tu propio jefe, invertir en supuestos productos que claramente nunca podrían producir esas tasas de retorno, cobrar un dinero que se le adeuda a un príncipe nigeriano, etc. 

 

Las mismas son muy fáciles de detectar debido a su forma de comunicación, estética y a qué se evidencia claramente que si realmente tuvieran la gallina de los huevos de oro que prometen, cualquier inversor “acreditado” ya la habría comprado. 

 

Acá estamos ante estafas particulares, individuales o específicas que en verdad no tratan sobre “cripto”. Lo único que hacen con “cripto” es usarlo como medio de pago así que no ahondaré en el tema. Y no son parte de las estafas cripto a nivel industrial.  

Dejaré de lado estos scams individuales para desarrollar sobre los scams propiamente criptos y que se realizan a nivel industrial. En los mismos podemos ver un ciclo que se repite.

 

CICLO DE LOS FRAUDES DE LA INDUSTRIA CRIPTO Y BLOCKCHAIN

En esta industria se producen ciclos de scams donde gran parte de los participantes del mercado, por orden espontáneo, comienzan a difundir y masificar un específico  género  de estafa. Y luego de transcurrido un plazo más o menos breve se pincha la burbuja. 

Los estafadores saben -o al menos tienen las herramientas para saber- que lo que están  haciendo es una estafa y por lo tanto inmoral. Sin embargo, deciden seguir adelante con la misma afirmando públicamente que el modelo de negocio o “tecnología” descubierta es sustentable a largo plazo. Luego se encuentran con pares que hicieron el mismo camino y todos juntos fomentan un aparentemente impune scamming colectivo a ser ejecutado en perjuicio de incautos inversores. 

 

Estos ciclos tienen los siguientes pasos

  1. Los estafadores anuncian que realizaron una invención o descubrimiento teórico de una supuesta “tecnología” , “producto” ,“servicio” y/o una conjunción de todo lo anterior. 
  1. Luego se ejecuta la práctica para poner esta tecnología en producción y comienza la venta de la misma a usuarios incautos. Esta se distribuye siempre a través de un token que utiliza criptografía. La tecnología anunciada que pretende resolver el problema, no necesariamente llega a producción, pero si lo hace el token que siempre sirve para recaudar. En los casos que la tecnología llega a estar en producción no resuelve el problema que pretendía resolver. 
  2. Después los estafadores venden los activos digitales que crearon con costo cercano a nulo. Los activos incluso en ciertas ocasiones, suben de precio en el mercado, proveyendo así lucro para los creadores y para los especuladores que entraron al ponzi antes que el resto. En el caso que hubieran salido a tiempo, claro está. 
  3. Más adelante, transcurrido un tiempo, llega un momento en el que resulta inevitable que los usuarios evidencien que en verdad no hubo valor producido por el producto/tecnología/token. Llegado este punto, y ante la ausencia de solución a problema alguno, se produce una caída en el precio del activo. 

 

Otra forma de terminar el ciclo también puede ser un pump & dump deliberadamente planificado por los estafadores o rug pull.  De esa forma se acelera el resultado que de cualquier forma era inevitable, es decir que su precio se acerque a cero. 

 

BREVE COMPENDIO DE LAS PRINCIPALES ESTAFAS DE LA INDUSTRIA CRIPTO

 

  1. Shitcoins; luego de crearse Bitcoin comenzaron a crearse clones de bitcoin sin un mínimo sentido ni pseudo-argumento para su existencia. Todos estos clones ya cumplieron o están en proceso de cumplir el ciclo arriba descrito. 
  2. Más shitcoins; otras altcoins más creativas, y que a veces, incluso tuvieron algo de desarrollo de software, prometieron “mejoras” y posibilidad de realizar cosas que Bitcoin no podría hacer. Por ejemplo, una computadora universal Turing-complete que permita smart contracts más amplios y complejos que los que se puede hacer con Bitcoin. Todas estas altcoins, también ya cumplieron o están en proceso de cumplir el ciclo arriba descrito. En este caso podemos destacar a Ethereum, que claramente, está perdiendo valor continuamente pero en comparación con otras shitcoins lo hace de forma más gradual. 
  1. ICOs: si bien hay muchas variables, la más habitual consiste en crear una startup que promete resolver un problema. A los fines de hacerlo, necesita dos cosas: fondeo y un token. El fondeo es para desarrollar la ejecución que llevaría a la solución al problema, y el token, normalmente es parte de las herramientas necesarias para brindar esa solución. A veces crean dos tokens para separar estas funciones, pero otras veces con un sólo token realizan ambas actividades. 

 

Los creadores del token lanzan al mercado el mismo, recaudan el dinero, lo convierten a sats o shitcoin de su preferencia y luego escapan.

 

Esto es bastante inevitable dado la propia teoría de juegos, por ellos creada y aceptada por los estafados. Después de todo, ¿qué motivación podría tener la startup en efectivamente desarrollar el producto prometido, si ya logró su verdadero objetivo de fondo consistente en ganar dinero?

 

Cabe tener en cuenta aquí, que la mayoría de estas estafas pueden ser fácilmente puestas en evidencia simplemente al analizar a conciencia, la forma en que se realizaría la aludida solución al problema X y la innecesariedad del token.

 

  1. Stablecoins: las mismas son estafas que cumplen el ciclo arriba descrito. Asimismo, su valor también tiende a cero.

 

Ello sin perjuicio de que en muchos casos puedan garantizar una paridad con la moneda fiat tradicional representada. Cabe destacar que dado que el USD vale menos cada día, en verdad no hay estabilidad de valor. Ello sin perjuicio de que la stablecoin cumpla con una paridad 1:1 medida en fiat y que (por el momento) parte del mercado encuentre una utilidad en las mismas.

Nadie quiere cobrar hoy un dólar con lo que hoy puede comprar X cosas y mañana menos de X. Aunque el token tenga el mismo valor que la unidad de fiat representada, en verdad no es estable. Más desarrollo sobre stablecoins aquí.

2021, NFTs: en este caso una persona realiza una creación digital más o menos artística. Por ejemplo, un criptogato o un .jpg hecho con el paint en menos de treinta segundos. Luego, ella busca vender la obra en un marco de escasez artificial. El problema con el que el “artista“ se encuentra, es que su “obra” es fácilmente duplicable. Pues todo lo digital, excepto bitcoin, lo es. 

 

Entonces el artista de la estafa, crea un NFT (Token No Fungible)  que se relaciona de alguna manera con su obra. Luego, asevera que ese token representa la propiedad de su obra, o bien, le atribuye alguna otra característica que emana de su mera voluntad, una simple expresión de deseo. Esto, lógicamente, de ninguna manera resuelve el problema de la ausencia de escasez digital ni ninguno de los problemas que surgen por la falta de control y ejecución de la propiedad privada online. Es decir, cualquier característica atribuida por el supuesto artista, en verdad termina siempre no cumpliendo con su cometido.

 

Básicamente se le atribuye escasez, propiedad e inoponibilidad de los derechos de otros sobre su obra, basado simplemente en su fe en los NFTs. Esta creencia es compartida por los usuarios que compran los NFTs, logrando así, cerrar la estafa. 

 

En los NFTs se evidencia particularmente como los estafados entran en el juego por una imposibilidad personal de distinguir sus deseos de la realidad objetiva.

 

  1. CBDCs: monedas criptográficas emitidas por los bancos centrales. Son la posible próxima gran estafa cripto, que seguramente, también cumplirá el ciclo arriba descrito.

 

Las mismas en principio son una redundancia del fiat digital ya que aquel también es “criptográfico”. Si no hubiera criptografía involucrada, todas las bases de datos bancarias podrían ser “hackeadas” y no existiría el dinero fiat digital que hace decenas de años está funcionando. 

Pero más allá de los aspectos técnicos, que no hacen a la esencia de este fenómeno, las CBDC´s también son estafas, ya que tienen todas las mismas características que el fiat; es producido y administrado discrecionalmente por los estados, es inmoral, inflacionario, con tendencia a valer cero, censurable, distribuido arbitrariamente y con efecto Cantillon.

 

  1. Nuevas estafas: no tengo dudas de que en el futuro se seguirán produciendo estafas que cumplan exactamente con el ciclo arriba descrito. Muy posiblemente involucren DEFI y otros términos que aporten hype para buscar captar nuevos incautos. 

FINAL 

Me pregunto si en algún momento estos ciclos se dejarán de producir. No hablo de estafas particulares que lógicamente nunca van a dejar de ocurrir ya que siempre habrá individuos que hagan cuentos del tío. Me refiero, a si cesarán los ciclos completos donde la mayoría de la industria “cripto y blockchain” se suma a aludidas nuevas tecnologías/soluciones y se crean estas gigantes burbujas de cháchara digital.

 

 

Bitcoin es un faro que mediante su luz ilumina las sombras de la ignorancia económica, expone el saqueo estatal que se realiza en nombre de la justicia social, deja en evidencia la inflación descontrolada, destaca los desmadres monetarios monopólicamente impulsados y exhibe las estafas de inversiones aparentemente lucrativas pero que eventualmente siempre terminan rindiendo menos que stackear y holdear el activo más escaso de la humanidad. 

 

 

En cada ciclo Bitcoin gana más adeptos y suma más valor a su red. Eventualmente (llegada la hiperbitcoinización) servirá como representación de todo el valor producido y producido por la humanidad. Tal vez recién en ese momento los incautos dejen de creer en las habichuelas mágicas digitales. 

 

 

 

 

Camilo Jorajuría 

 

Abogado fanático de la informática. Profesor de bitcoin & Open Blockchain, consultor legal y técnico sobre Bitcoin y Blockchain para empresas internacionales. Trabaja en Fintechs con criptomonedas. 

Comparte éste artículo en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
A %d blogueros les gusta esto: