Durante la crisis del Coronavirus, la banca electrónica, consumo online, pagos en línea, etc., han tenido problemas para satisfacer su demanda. Tal es el caso de Amazon, que ha contratado más de 175,000 trabajadores para compensar el aumento de doble dígito en sus ventas.

La capacidad de Amazon y Stripe para integrar servicios bancarios, les brinda una gran ventaja porque tienen acceso continuo a los datos sobre esos comerciantes y un CAC (Costo de Adquisición de un Cliente), casi nulo para sus productos. Para competir con estos, las instituciones financieras deberán estar integradas en las cadenas de valor de las pequeñas empresas. Al lado de las firmas FinTech y tecnología más sofisticada, dichas Instituciones buscarán licenciar sus tecnologías y aprovecharlas para beneficiar y expandir su base de clientes.

El 82% de los responsables de la toma de decisiones en las empresas de servicios financieros, apuntan  hacia un aumento de las asociaciones FinTech en los próximos 5 años, por lo que la banca no será para nada lo que hoy en día es. Se vivirá una total modernización que se visualizará con mayor agilidad en transacciones, automatización que permitirá escalar operaciones, adaptación de habilidades por parte de los profesionales, finanzas en tiempo real (lo que hará que los informes periódicos queden obsoletos), autoservicio como nueva normalidad, aparecerán nuevos modelos de prestación de servicios a medida que se incremente el uso de robots y algoritmos, así como la proliferación de API´s. La banca será cada vez más rápida e inteligente, y a su vez, las instituciones financieras tendrán más posibilidades de colaborar con las FinTech que de competir con ellas.

Las FinTech están experimentando transformaciones radicales, destinadas a ayudar a las organización de servicios financieros a afrontar riesgos, evitar gastos excesivos y gestionar mejor sus finanzas. Si bien 2020 fue el año de la disrupción de los servicios financieros, será hasta 2021 cuando se vea una industria más solidificada y con mayor inversión en nuevas tecnologías. Como causa de esta consolidación, RegTech, biometría y ciberseguridad tomarán mayor fuerza. 

Algunos de los modelos de negocio que veremos en auge este año son: 

  1. El entorno COVID-19 obligará a bancos a adoptar procesos B2B más innovadores, rediseñando y reconstruyendo procesos administrativos que consumen mucho tiempo, son complicados y costosos (especialmente en Pymes). 
  2. Banca integrada, específicamente pagos integrados. Ejemplo clásico es Uber, un cliente toma un taxi y llega a su destino, sabe que ha pagado el servicio sin sacar su tarjeta.
  3. Automatización en la toma de decisiones de préstamos, herramientas de comunicación y flujo de trabajo, servicio al cliente, facturación, contabilidad e inversiones. Aunque sus costos son elevados, la mayoría de las empresas obtienen un ROI (Return on investment) del 40 al 100%, en un plazo de 3 a 8 meses. 
  4. Nuevos modelos de negocio en aspectos como gestión financiera y financiación.
  5. Fintech-as-a-service: permite que una empresa incorpore servicios bancarios en sus ofertas, con aumento sustancial en la demanda de Cloud y SaaS, debido a que estas ofrecen resiliencia, escalabilidad y seguridad, se convertirán en un enfoque principal para muchos proveedores de servicios financieros en 2021. 
  6. Aumento del crowfunding en plataformas equity, que permitirá a más innovadores lanzarse a la aventura de crear sus empresas aportando valor a la sociedad. 
  7. Crowlending: en un contexto de necesidad de acceder al crédito, la tendencia a buscar vías alternativas o complementarias a la bancaria, va en aumento.
  8. Inclusión financiera ampliada para temas de seguros e inversión. 
  9. Mayor auge de neobancos. Entidades bancarias sin oficinas físicas, generalmente permiten realizar sus operaciones a través de su app, si ni siquiera entrar en su web. A menudo cuentan con características atractivas, como herramientas de creación de crédito, días de pago anticipados y sobregiros sin cargo. 
  10. Mayor auge de la blockchain. Asegura transparencia; el futuro de esta tecnología está ligado a decenas de industrias.
  11. Incremento en la capitalización del mercado de criptomonedas. 
  12. Uso de plataformas de desintermediación. Ejemplo, pagos online, firmas digitales, disponibilidad de hacer todos tus trámites por medio de tu smartphone. 
  13. Bajos tipos de interés acompañados de fuentes alternativas de capital. 
  14. Aplicaciones basadas en Inteligencia Artificial en aumento. Con múltiples casos de uso, como comunicación personalizada con el cliente, transcripción y análisis de voz y texto, creación de perfiles de riesgo automatizados de clientes, asistente digital para usuarios de plataformas tecnológicas, elaboración de modelos de riesgo para proyectos inmobiliarios. Se estima que la IA reducirá costos operativos de los bancos (capital humano, reducción de fraudes, errores de procesamiento) en un 22% para 2030 ($1 billón de dólares en la próxima década). 
  15. Aplicaciones basadas en Big Data en aumento.  Alimentarán los modelos de las ciencias del comportamiento que, a su vez, convertirán estos conocimientos en objetivos y comportamientos del cliente.
  16. Modelos basados en 5G. 
  17. Monedas digitales de los bancos centrales (CBDC), a medida que China inicia el lanzamiento de su CBDC, cada vez más países entran en etapa de R&D (research and development), de su propia moneda digital CBDC. Sin embargo, esto está en etapa incipiente y se requiere de más tiempo. 
  18. . Payroll Fintech: Esta batalla va a ascender en la cadena de valor de depósitos y pagos, hasta el punto de la nómina. Será un nuevo campo de batalla en 2021. 

Todas estas soluciones dependen en gran medida de datos e inteligencia de alta calidad. A medida que estos estén más disponibles, los nuevos tipos de inteligencia de decisiones permitirán a los proveedores de servicios financieros realizar análisis de una manera más responsable, innovadora y creativa. Por lo que se espera que en 2021 se produzca una fuerte demanda de 3 tipos de proveedores de servicios FinTech, en particular: 

    1. Proveedores de integración central: permite que los bancos y las uniones de crédito se integren mejor con sus sistemas centrales. 
    2. Centros de pago: Permiten a las instituciones financieras dirigir los pagos de manera inteligente al mecanismo de pago óptimo y permiten descargar las transacciones del procesamiento central. 
    3. Núcleos digitales: Son buenas formas de crear e implementar nuevos productos y servicios, que tomarían años si se realizarán con un sistema central existente.

Las FinTech, están desempeñando un papel importante en todo el mundo al ofrecer a las personas acceso a servicios bancarios y brindar la oportunidad de una vida mejor. Ese es el objetivo de la Agenda Fintech de Bali lanzada por el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco Mundial en 2018, proporcionar principios clave que incluyen promover la competencia, aumentar la inclusión financiera, mejorar la protección del consumidor y combatir el lavado de dinero. 

El enfoque principal de las FinTech, es explorar y reclamar nichos poco digitalizados o desocupados. Para sobrevivir a la dinámica de la industria, las instituciones financieras deberán centrarse en la flexibilidad de la arquitectura de sus productos y estar dispuestas a realizar cambios para adaptarse a los avances tecnológicos y los cambios del mercado, para ello, la colaboración con las FinTech es fundamental.

 

En los próximos años, las empresas FinTech dejarán de ser el hermano pequeño de las instituciones financieras tradicionales para ocupar la posición central. Las generaciones recientes entienden y están acostumbradas a utilizar la tecnología, por lo que no volverán a las ventanillas, cajeros, ni soluciones analógicas para sus necesidades financieras.

México representa para las FinTech un mercado con alto potencial que la banca no ha logrado cubrir en su totalidad. Por lo que ya ha captado ocho mil millones de dólares en inversiones de este tipo de empresas, 16% de la cifra registrada en Latam, según el reporte “Regulaciones Financieras Globales” de OneSpan. En el país operan 441 firmas de tecnología financiera, 14% más que el año anterior, y emplean a más de 60 mil personas, según el Radar Fintech.

Si tienes interés en conocer  más acerca de la industria, acércate a Fintech Connector, una plataforma de membresía exclusiva. Es la comunidad líder internacional que conecta a emprendedores FinTech y nuevas empresas (“innovadores”), con profesionales, organizaciones e inversionistas globales (“habilitadores”), para colaborar en iniciativas de FinTech y cultivar la generación de innovación en servicios financieros con impacto global. Recuerda que este tipo de comunidades son un embudo de crecimiento orgánico, y la mejor manera de impulsar las ventas y conseguir clientes.

Actualmente es Community Partner en Finntech Connector Mexico, Co-Fundadora en Puente Negocios y Docente de MBA en Universidad Tecmilenio.

Deja un comentario